aviso  

Interbusca.com Tu punto de partida

publicidad publicidad publicidad
 

> Home > Alimentación > Nutrición > Hidratos de carbono > Los hidratos de carbono

Los hidratos de carbono

Los hidratos de carbono

Ha habido mucha publicidad en los últimos años sobre los carbohidratos o hidratos de carbono. Se ha dicho una y otra vez que este grupo de alimentos produce energía y reduce la obesidad y problemas cardiovasculares, entre otros. Aunque es cierto que los necesitamos y deben formar parte de una alimentación sana, es importante que sepamos cómo usarlos, ya que una dieta alta en carbohidratos (hidratos de carbono) puede ser responsable de muchos de nuestros actuales problemas de salud, entre ellos la obesidad, un exceso de colesterol y triglicéridos, diabetes, problemas menstruales, artritis y otros.

Los carbohidratos o hidratos de carbono abarcan la fruta, vegetales, cereales y granos y sus derivados como el pan, la pasta, las harinas, y, en cierta medida, las legumbres. No hay duda de que necesitamos carbohidratos (hidratos de carbono) para vivir. Por ejemplo, el cerebro usa la glucosa de los carbohidratos (hidratos de carbono) como su principal fuente de energía. El cuerpo tiene "despensas" para guardar la glucosa (una vez guardada pasa a llamarse glucógeno). Éstas son el hígado y los músculos. Sin embargo, las reservas de que dispone el organismo son limitadas y se agotan al cabo de ciertas horas.

Esta es la razón por la que es fundamental que comamos regularmente durante el día. Si, por el contrario, comemos demasiados carbohidratos (hidratos de carbono) o éstos tienen un alto índice glicémico (rapidez con la que la glucosa de los carbohidratos (hidratos de carbono) entra en la sangre), las reservas se llenarán pronto y el resto de glucosa que quede flotando en la sangre deberá convertirse en grasa para ser guardada. Conclusión, los carbohidratos (hidratos de carbono) nos engordan con más facilidad de la que creemos.

Cuando los niveles de glucosa en la sangre aumentan, el páncreas estimula la producción de la hormona insulina, la cual se encarga de guardar la glucosa en las despensas. Sin embargo, ésta no es su única misión: a la vez que guarda, también se asegura que la grasa guardada no se queme. Por esta razón, y aunque la insulina es muy importante para mantenernos vivos, hay que evitar producir grandes cantidades. Sin duda, la forma más efectiva de controlar los niveles de insulina es a través de comer alimentos con un bajo índice glicémico. Recordemos que a mayor índice glicémico, mayor producción de insulina.

El índice glicémico de un alimento depende de diversos factores:

Si está compuesto de glucosa, fructosa o galactosa

La pasta, pan, cereales y granos en general, féculas y vegetales se convierten en glucosa, la cual entra con más rapidez a la sangre que la fructosa (en fruta) y galactosa (en productos lácteos). Contra más dulce sea un alimento, por lo general, más alto será su índice glicémico.

Por ejemplo, alimentos con un índice glicémico alto son:

  • Azúcar, miel y glucosa.
  • Frutas secas.
  • Plátanos, uvas, higos y melón.
  • Patatas, remolacha, guisantes, maíz, nabos, boniatos y zanahorias cocinadas.
  • Pan blanco e integral.
  • Arroz blanco e integral.
  • Cereales refinados o azucarados.

La grasa de los alimentos

Ésta es de vital importancia para prevenir la excesiva producción de insulina y activar el metabolismo. A esta grasa tan necesaria para la salud se le llama ácidos grasos esenciales y son vitales para adelgazar.
Los ácidos grasos esenciales se encuentran principalmente en:

  • Los frutos secos.
  • Semillas y sus aceites.
  • Pescado.

La fibra de los alimentos

Ésta aunque no se absorbe, relentiza la entrada de los carbohidratos (hidratos de carbono) a la sangre. Por este motivo, los zumos (aunque muy recomendados en general) y los granos refinados no son aconsejables para los desequilibrios hormonales ni para perder grasa.

Así, según lo que acabamos de ver, un plato de avena con leche de soja y unas semillas de sésamo, calabaza, girasol y lino, y una manzana, son una combinación ideal para el control del peso: tiene un índice glicémico bajo, fibra y ácidos grasos esenciales.

Por otro lado, disponemos de otra hormona producida en el páncreas, llamada glucagón, que moviliza la grasa y es antagonista a la insulina. El glucagón se estimula con la ingesta de proteínas (carne, pescado, huevos, frutos secos, semillas, algas, legumbres con cereales, productos de soja y lácteos). Esto no quiere decir que debamos comer solamente proteínas, ya que el exceso de éstas puede producir niveles altos de acidez en la sangre y, por consiguiente, una desmineralización. Lo ideal es una relación de carbohidratos (hidratos de carbono) 2: proteína 1. En otras palabras, el arroz, vegetales, pan, fruta y demás carbohidratos (hidratos de carbono) que incluimos en una comida deben ocupar físicamente el doble que las proteínas que consumimos. Por ejemplo, un filete de pescado del tamaño de la palma de la mano debe ir acompañado de una ensalada del tamaño de dos palmas.

Datos del Autor:

Nombre: Cala Cervera
Contacto: www.calacervera.com
Formación: Nutricionista Ortomolecular

 

Artículo obtenido por: Enbuenasmanos Dietas

Este artículo ha sido visitado 19458 veces.

 
 
Imprimir RecetaRecomendar receta a un amigo/a
Valoración 2.66Valoración 2.66Valoración 2.66Valoración 2.66Valoración 2.66
 

Últimos comentarios

COMENTARIOVOTOFECHA
que bueno que tu organismo te permite comer suficiente de este grupo de alimentos sin que tengas ningún problema de peso, sin embargo no debes generalizar este efecto muy tuyo, ya que cada organismo metaboliza los carhidratos de manera muy diferente, no es ninguna mentira que el consumo abundante de carbohidratos en la gran mayoría de las personas les hará ganar peso. 424-11-2012
ME HA ENCANTADO ESTA MUY CHULO ESO ES PARA LISTOS¡¡421-11-2012
no sale lo k kiero sois unos incopetentes que funcion tienen los hidratos de carbono125-10-2012
Jijiji.. Hay quien engorda y quien no. depende de cada uno.407-11-2011
 
Añade tu comentario
Vota
Comentario
 
Enviar información
 
 
 
 
 
Desarrolado por Hispanetwork